Un nosotros sin ti. Carta 1.

¿Escuchas eso? ¿Ese sonido?
Es el susurrar de las hojas en agosto, cuando hasta el viento sabe que es el final de algo bueno, que lentamente se acerca. Es esa brisa, esa juguetona, suave, la que trae un susurro de esperanza, la que me dice, nos dice, que existe algo más allá.

Esperanza.
Esperanza de tener más tiempo a tu lado. El tiempo que queda hasta que septiembre abra sus puertas; el final del verano, de risas resplandecientes, de momentos inolvidables, tiempo que tu y yo ya no tenemos. 
Decidimos dejarnos el uno al otro, el otro al uno, mucho antes de que empezara esta estación, entonces no lo supe, no quisimos reconocerlo, era demasiado dolor, demasiado pronto para el adiós. Creo, ahora, que ambos nos consumimos esperando el tan temido mes de septiembre.
La distancia en kilómetros, terminaría por crear entre nosotros la distancia que nuestro orgullo ya había comenzado a forjar. 

Nosotros. Grandes afortunados. 
Porque a pesar de cual va a ser nuestro final, pudimos estar juntos, querer como nunca nos quisieron, amar como nunca más nos amarán.
Y, aunque duela, dolor que desgarra por dentro, no puedo estar triste, no quiero estarlo. Quiero recordar, recordarte, que me recuerdes; recordar todo lo que juntos hemos vivido. 
Es un final abrupto, que sabe a poco, que te deja con ganas de más, de mucho más; sí, yo que quisiera recordar contigo nuestras intrépidas aventuras, nuestras insólitas historias, nuestras tonterías de juventud, y hablar de ellas con cariño, con amor, a pesar del tiempo.
No lo haré contigo, pero sí acordándome de ti, de un nosotros único.

Quisiera que esto fuera un "hasta luego", no puedo con él; es un adiós, rotundo, con sabor amargo pero dulce y a pesar de ello, un adiós definitivo.

Lo sabes, ya te has dado cuenta, lo noto. Lo noto en como giras la cabeza al verme, en como intentas parecer indiferente, en como ha cambiado el sonido de tus palabras.

Hoy me doy cuenta, no quise hacerlo antes, tenía miedo, miedo de ti, de una vida sin tu sonrisa, de una vida sin nosotros

Está ahí, lo siento; pero hoy, apuesto por mi.

Comentarios

  1. Hola Paula, soy Elena. Llevo días fuera y no he podido leerte y lo siento porque me he perdido dos posts increíbles. Tienes un talento natural y me encanta que lo compartas con gente como yo, gente patosa para todo ;). Espero que estés pasándotelo genial estas vacaciones y que sigas enseñándonos lo que sabes hacer, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, gracias. No sabes lo mucho que agradezco que leas mi blog y que comentes, para mi significa muchisimo saber la opinión de quienes estais detrás de esto. Gracias por leer, eres un encanto :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

partes de mi

El té de Celina

Invierno sin ti.