Un nosotros sin ti. Carta 2.

Hoy he escuchado nuestra canción.
No me la esperaba. No estaba preparada para esto. No pude huir, ¿no iba nunca a poder desprenderme de ti? ¿Tu recuerdo iba a perseguirme allá donde fuera?

Sí, era esa canción, aquella tan devastadora, tan triste, tan demoledora..., que aún no logro entender como pudo ser la banda sonora de nuestro amor, de nuestra historia.

He revivido tu ausencia, tus idas y tus venidas, tus sonrisas, tus lágrimas... Y ahora, ahora, estás con ella, con quien te hizo daño, con quien te dejó, con quien te traicionó, y yo, la que juntó todos los trocitos de tu tan marchitado corazón, no puedo hacer nada, solo mirar, solo sufrir.

Porque a pesar de todo, quiero un futuro contigo, quiero recuperar nuestra historia.

Hay personas que son momentos, momentos de algo bueno o de algo malo, pero al fin y al cabo momentos. Pueden ser eternos o tan efímeros como la llama de una cerilla.

Llegaste a mi vida cuando te necesitaba, no te busqué, pero llegaste. 
Nos encontramos a medio camino,

Llegaste a mi vida, me llevaste a lo más alto, me sacaste de mi pozo de tristeza, de soledad; y como el tiempo mismo, te fuiste, te dejé ir. Ambos aparecimos en la vida del otro cuando nos necesitábamos,cuando pedíamos a gritos a alguien que nos mostrara el lado bueno de la moneda. Alguien que nos hiciera disfrutar de las pequeñas cosas.
Alguien que contara estrellas con nosotros.
Alguien a quien amar, a pesar de todo y de todos.
Alguien en quien confiar tras todas las caídas, tras todas las traiciones.

Quería nuestra historia, la echo de menos, pero no, no puede ser, fuimos momentos fugaces en la vida del otro, ya no habrá más; nuestros caminos vuelven a estar separados.

Te veo, con ella, y enfurezco, porque en el fondo se que no te hace feliz, no como lo hice yo, porque se que volverá a hacerte daño, porque yo no estaré para curarte las heridas, para hacerte reír, para llevarte a lo más alto. La tristeza me consume, pero quiero que seas feliz, por ellos te dejo ir; quiero serlo yo también.

Fuiste mi todo, pero fuiste, ya no lo serás, nunca más.








Comentarios

  1. Hay veces que es mejor dejar pasar. Las personas van y vienen, y la única que vas a estar para ti siempre eres tú misma, así qué cuidate y sobre todo quierete más que cualquier persona pueda quererte. Cada día vas a mejor con las entradas y me alegra muuuucho, si vas dando un poco más de ti cada vez llegaras lejos, y además sé la importancia que esto tiene para ti osea queeeee sigas a tope!!! Yo estaré para levantarte tus ánimos blogueros. Un beso/saludo, guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar!! Significa mucho para mi, sin vosotros esto no sería posible y me hace feliz saber vuestra opinión.
      Dejar pasar no es olvidar, no quiero ni busco el olvido solo quiero que no duela tanto el recuerdo.
      Gracias por estar ahí personalmente, esperaré tus próximos comentarios.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

partes de mi

Invierno sin ti.

El té de Celina