Un nosotros sin ti. Carta 4

[He tenido una idea un tanto extraña, y como me da miedo dejarla por aquí, voy a dejaros un e-mail  (lavieestboheme@outlook.es) para que me pregunte quien quiera averiguarlo.]

Para mi septiembre es mes de cambios, de cerrar cosas viejas y de descubrir otras nuevas. Por eso quiero terminar con "Un nosotros sin ti" este mes, cerrar este capitulo. 
Como siempre espero ver vuestras opiniones por los comentarios, y miles de gracias por leer.



***

Han pasado semanas desde ese mensaje, desde que decidiste volver a poner mi vida patas arriba; y yo, que decidí no caer otra vez en tus trampas, tejiste tan bien la red que me enganché en ella, voluntariamente, yo misma cavé mi propia tumba.

Hoy, me encuentro mirando las fotos de tu viaje a playas paradisíacas, con otras personas, y no estoy allí, amaneciendo a tu lado sobre la arena, madrugando de fiesta en fiesta, yo me encuentro a miles de kilómetros, tras la pantalla del ordenador, recorriendo con la vista tu sonrisa en las fotos. Imaginando lo que sentiría al ver esa sonrisa dedicada solo a mi, lo que hubiera sido tener un futuro junto a ti. Esa sonrisa que ya no me regalas a mi.

Me hice ilusiones, pensé que sería nuestra segunda gran oportunidad. Sin embargo, olvidé que nuestra relación no fue más que segundas veces, olvidé que las segundas oportunidades contigo no existen, que son mentira, que no son más que una cortina de humo para lo que volverá a ser una despedida y un comienzo más.

Y aquí estoy, rodeada de lágrimas, de recuerdos, de te echo de menos. No quería esto, no lo esperaba pero una vez más tú me encontraste.

Me protegí  para no sentir este dolor otra vez, me encerré en mí misma para que nadie pudiera encontrar nunca el botón que acabaría con todo mi mundo, conmigo, otra vez. Y tú, como siempre, fuiste la excepción, quien ha logrado descifrar este laberinto de emociones, de ideas, de sentimientos, y hacerlo suyo, hacerlo tuyo, como siempre fue. Otra vez más.

Otra vez sufro, no se cómo explicar este mal, no se cómo alejarlo de mi. Me hace daño, me destroza, otra vez más.  


No quiero consumirme, desaparecer por algo que nunca fue y nunca será. Quiero emerger de este mar de sufrimiento, quiero salir a la superficie y respirar. Respirar otra vez más.


Comentarios

  1. No creo que haya nadie que admire tanto a otra como yo a ti (ojo, que no soy una obsesiva maniaca o algo así xd). Cada día te superas y me alegro más de haber encontrado tu blog por casualidad, de verdad, siempre que llego a casa miro por si has subido algo nuevo.
    Gracias, Paula.
    Elena <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, eres increíble. Me alegra saber que hay gente que me lee y que me sigue, y me sorprende, me hace feliz y me hace morir de amor que te guste. Gracias por estar siempre ahí, por entrar cada día y por leer mis desvaríos. Millones de besos Elena!!

      Eliminar
  2. Hay segundas ,terceras, cuartas(...)micro oportunidades que nos imponemos nosotrxs mismxs por los demás.
    Y todo por el "sentimiento" aunque sepamos que han hundido el barco, mantenemos la esperanza de seguir a flote. Pero los daños son cicatrices que el tiempo ni siquiera logra curar en ocasiones.

    La vida nos da las cartas para jugar a la "partida perfecta" y aun asi es un juego insuperable.

    Pero las"causalidades" existen solo hay que esperar al vagón ideneo.

    Escribes muy profundo y haces que fluya la empatía, sigue así , aprecio mucho como interpretas la vida en palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, muchísimas gracias por tu comentario. Y mil gracias por leer mi blog.
      En segundo lugar, quiero pensar y creer que no estamos condicionados por nada, que las cicatrices con el tiempo se curan, y que si no llegan a hacerlo siempre habrá algo o alguien que pueda cuidarlas.
      Espero verte más por los comentarios.
      Gracias,
      Paula

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

partes de mi

El té de Celina

Invierno sin ti.